Las órdenes militares

16.53 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788411260916
ISBN rústica ilustrada: 9788490071618
ISBN rústica tipográfica: 9788498168020

SKU: 9788499532882 Categoría: Etiquetas: , ,

Las órdenes militares es un auto sacramental que se adentra en la complejidad de la teología y la moralidad a través de personajes alegóricos y acontecimientos históricos. Este drama religioso comienza con el personaje de la Culpa, quien se siente amenazada por el nacimiento de un príncipe sin pecado original que luchará contra ella. Esta apertura establece un tono de conflicto cósmico que se desarrolla a lo largo de la obra.
Una escena particularmente notable involucra al Papa, quien emite una sentencia declarando la pureza y nobleza de María. Este acto permite que Jesucristo pase las pruebas de limpieza para unirse a una orden militar. Esta escena se refiere a la publicación de la bula «Sollicitudo omnium ecclesiarum» por el papa Alejandro VII, convirtiendo la obra en un comentario contemporáneo sobre eventos recientes de la Iglesia.
El texto es denso en simbolismo y alusiones teológicas. La Culpa, por ejemplo, no es solo una figura abstracta, sino un personaje lleno de ira y temor, consciente de su papel en la historia de la humanidad desde el pecado original. Su monólogo inicial es un lamento cósmico que abarca tanto los cielos como la tierra, implicando que su influencia y su eventual derrota tienen ramificaciones universales.
La obra también incluye referencias a textos bíblicos y teológicos, como los versos de Acaz y Job, que se incorporan para añadir capas de significado y complejidad. Estos textos no solo sirven para ilustrar las ideas teológicas en juego sino que también amplían el alcance de la obra más allá de una simple representación alegórica, abarcando la intertextualidad con las Escrituras y la tradición eclesiástica.
Las órdenes militares es una obra rica en simbolismo y significado, que utiliza la forma del auto sacramental para explorar cuestiones de culpa, redención y la naturaleza eterna del conflicto entre el bien y el mal. A través de su hábil mezcla de personajes alegóricos, alusiones bíblicas y referencias históricas, la obra ofrece una visión profunda de las preocupaciones espirituales y teológicas de su tiempo. Es una pieza que desafía al espectador o al lector a contemplar las complejidades de la moralidad y la fe en un mundo lleno de pecado y redención.

Acto único

(Sale la Culpa con un libro en la mano, pluma y escribanía.)

Culpa: ¡Ah de la celeste curia
de Dios; ah del firmamento,
que ante muralla a su empíreo
es guarnición de su imperio;
ah de las luces del Sol,
de los pálidos reflejos
de la Luna y de las tropas
de estrellas y de luceros;
ah de la faz de la tierra,
de las cóleras del fuego,
de los piélagos del mar
y los páramos del viento;
ah, en fin, de toda la hermosa
fábrica del universo,
que siendo nada eres todo
y siendo todo habrá tiempo
que seas nada! ¡Ah del abismo,
que reservarte no quiero,
porque quizá más que a todos
te he menester a ti atento!
Y pues, bien como serpiente,
que ahogada de su veneno,
para descansar le arroja
inútilmente, mordiendo
la piedra, el tronco o la flor,
hoy yo, instigada del fiero
voraz anhélito mío,
a estas soledades vengo
a echar de mí las rabiosas
mortales bascas, que a incendios,
estándome helando el alma,
me están abrasando el cuerpo.
Oíd, cielos, Sol o Luna;
días, noches, elementos,
mi dolor, o no le oigáis,
que ya sé que mis tormentos,
aunque os busquen como alivio,
no os hallen como remedio.
Yo soy aquella primera
voz que empañó con su aliento
a Dios el cristal del hombre,
en quien, como en un espejo,
se miró y remiró cuando,
bien que del limo compuesto,
se halló en la porción del alma
a su semejanza eterno.
Yo, aquel padrón que a la muerte
de verdes hojas de un leño
le encuadernó en este libro
todos los humanos pechos
del villanaje de Adán,
para ir cobrando sus feudos.
Yo, en fin, la original Culpa
y las ansias que padezco
son por que las sienta más
ocasionadas no menos
que de tres sacros lugares;
de tres soberanos textos,
que con ser ciencia del bien
y el mal no alcanzo ni entiendo.
El primero es el de Acaz,
que del cielo no queriendo
admitir señal, su fe
le dio por señal el cielo,
que una hermosa virgen, antes
del parto permaneciendo
virgen, en el parto, y virgen
después del parto, en su bello
útero concebiría,
a pesar de los tres tiempos,
fecunda, doncella intacta,
y madre, sin que por serlo
su integridad padeciese
ni lesión ni detrimento.
El segundo es el de Job,
en que después de haber hecho
a las miserias del hombre
tantos lamentosos versos,
desde que en culpa engendrado
hasta que en ceniza envuelto,
espera su mutación,
carea los dos extremos
del nacer y del morir,
el ser y el no ser, diciendo
que la vida humana es
el rato que dura en medio
de cuna y sepulcro, una
milicia llena de encuentros,
batallas y sediciones.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm