La mujer que manda en casa

14.88 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788499537931
ISBN rústica tipográfica: 9788498165142

SKU: 9788499532349 Categoría: Etiquetas: , , ,

La mujer que manda en casa de Tirso de Molina es una obra que explora la figura bíblica de Jezabel, la reina de origen sidonio que se casa con el rey hebreo Acab. La obra se sumerge en la complejidad de Jezabel, una mujer con un fuerte sentido del poder y una inclinación hacia el culto a Baal, que choca con las tradiciones hebreas.
Al principio de la obra, el escenario se configura de manera vibrante con una escena que combina elementos de caza y militares, representando las distintas facetas del poder: la conquista y la subyugación de la naturaleza. Acab, al igualar a Jezabel con la legendaria Semíramis, reina de Babilonia, establece desde el principio la magnitud de su personaje y su influencia. La yuxtaposición de la guerra y la caza como estrategias de poder señala la versatilidad de Jezabel como líder, que es capaz de maniobrar tanto en el ámbito político como en el personal.
La complejidad de Jezabel se manifiesta en su capacidad para introducir un nuevo sistema de creencias en Israel, lo que eventualmente lleva a su caída. A pesar de su despótico reinado, hay una cierta admiración hacia su carácter fuerte y decidido. La obra no solo se centra en su manipulación del poder, sino que también examina las consecuencias de sus acciones, especialmente en relación con las tradiciones y creencias del pueblo al que ahora gobierna.
El lenguaje es poético y grandioso, lo que añade una sensación de majestuosidad al personaje de Jezabel. A través de metáforas y alusiones a figuras y eventos históricos, Tirso de Molina crea una atmósfera opulenta y ominosa. Ello se refleja en el discurso de Acab, que, aunque halaga a Jezabel, también establece las bases para su eventual caída.
La mujer que manda en casa es una obra que ofrece una visión compleja y matizada de Jezabel, un personaje a menudo vilipendiado en las narraciones bíblicas. Tirso de Molina logra crear un retrato complejo de una mujer que es a la vez poderosa y problemática, ofreciendo una reflexión sobre las dinámicas del poder, el género y la religión. La obra se convierte en un fascinante estudio sobre los límites del poder y las consecuencias de cruzarlos, todo ello ambientado en un escenario rico y vívidamente imaginado.

Jornada primera

(Música de todos géneros y por una parte suben al tablado (habiendo venido a caballo al son de un clarín) en hábito de caza, Jezabel, Raquel, Criselia y cazadores, con perros, ballestas y venablos. Por la otra parte al mismo tiempo suben también (al son de cajas y trompetas) soldados marchando, y entre ellos Nabot, Abdías y Jehú; detrás de todos, a lo hebreo con corona y bastón, el rey Acab. Tocan chirimías y en estando todos arriba llega Acab a Jezabel y dice:)

Acab: Por más que inmortalice,
eterna en sus murallas
Babilonia, a Semíramis su reina
y su fama felice,
diosa de las batallas;
lauros la ciña cuando Ofires peina,
pues sin cuidar prendellos,
causando al Asia espantos
y ocasionando simulacros tantos,
opuesta al Sol, enarboló cabellos;
su fama en vos admiro,
luz de Sidón, Semíramis de Tiro.
Guerra es también la caza,
estratagemas tiene,
inventa ardides y emboscadas pone;
vos de la misma traza
(cuando en triunfo solene
mis sienes manda Marte que corone
del árbol fugitivo,
al dios planeta esquivo)
porque Moab postrado,
sujeto a vuestro Acab, parias le ha dado,
divino cazadora,
triunfos de fieras blasonéis, Aurora.
Envidia tengo al ave
que ejecutando vuela
(rayo veloz de pluma) altanerías;
si lo que goza sabe
no ha menester pigüelas
que en las alas repriman osadías;
en cárcel generosa
alcándara es hermosa
de cristal transparente
vuestra mano: si en ella favor siente
que mi fortuna pueda hacer dichosa,
la garza que hay más bella
renunciará por no apartarse della.
Provincia es tributaria
Moab (por mí abatida)
de Israel, porque en dichas trueque quejas;
su rey pecha a Samaria,
en cambio de su vida,
cada año para vos cien mil ovejas:
vellocinos de plata
daros en ellas trata,
que se blasonen dignos
como el de Colcos, ser del cielo signos
y el múrice convierta en escarlata,
porque Jezabel pueda
anteponer la púrpura a la seda.
Cargados mil camellos
de marfil y oro puro,
espolios son que os sirvan de tesoro,
con que alcázares bellos
os labre (que procuro
palacios de marfil a deidad de oro).

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm