Viajes por Italia

11.57 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN rústica ilustrada: 9788498167245

SKU: 9788498977554 Categoría: Etiquetas: , , , ,

Francisco de Miranda, reconocido como una de las figuras más polifacéticas de la historia latinoamericana, destacó no solo por su papel en los movimientos de independencia, sino también por su vasta erudición y sus incesantes viajes. Entre 1785 y 1789, emprendió un extenso recorrido por Europa, visitando países como Italia, Grecia, Holanda, Prusia, Rusia, entre otros. Las vivencias y observaciones recogidas durante estos viajes se plasmaron en su Diario, que constituye un valioso testimonio de su época.
En Viajes por Italia, Miranda describe con detalles y perspicacias los lugares que visita, revelando su capacidad para captar la majestuosidad y las peculiaridades de cada sitio. Su llegada a Venecia, por ejemplo, es relatada con una mezcla de admiración y crítica. Al aproximarse a la ciudad, se siente impresionado por la belleza arquitectónica que parece emerger del agua, describiendo con entusiasmo los edificios y canales. Sin embargo, esta fascinación inicial se ve matizada por su decepción al observar la suciedad y el descuido en las calles y casas de la ciudad, demostrando su agudeza crítica y su disposición a ver más allá de las apariencias.
Miranda relata también sus interacciones cotidianas, como la búsqueda de alojamiento y las negociaciones con los habitantes de la ciudad, lo que ofrece una visión nítida de la vida urbana de la época. Asimismo, su experiencia en el teatro de San Benedetto, donde asiste a una ópera que califica de decepcionante, muestra su interés por la cultura y el arte, y su capacidad para juzgar críticamente las expresiones artísticas de su tiempo.
Sus observaciones describen los lugares y eventos; son reflexiones de un hombre profundamente interesado en las distintas facetas de la sociedad y la cultura. Miranda se revela como un observador agudo y un crítico perspicaz, características que lo distinguieron en sus empeños políticos y militares.
Los Viajes por Italia de Francisco de Miranda ofrecen una visión de la Europa del siglo XVIII desde la perspectiva de un ilustrado latinoamericano.

Toda la noche corrimos con viento fresco del N. N. E. de modo que a las siete de la mañana que me levanté de dormir estábamos ya sobre Venecia, y a las ocho entramos por el Lido dando fondo inmediato al Lazareto (la distancia es de noventa millas) el capitán fue a tierra para manifestar sus papeles, y luego volvió a bordo, donde fletamos una pequeña barca entre todos los pasajeros y juntos con nuestros equipajes seguimos a la ciudad… ¡No se puede negar que al aproximarse el espectáculo impone! ¡Tantos hermosos, y soberbios edificios que parecen salen del agua…! La vista del hermoso canal-grande, y de la Giudecca, con las islas adyacentes de San Giorgio magiore, de la Madonna delle Gratie, etc. ¡todo forma un objeto grande y hermosísimo!… mas cuando se desembarca, y se comienza a ver la mierda, y porquería que cubre las calles, casas etc. ¡la idea disminuye infinitamente!… en fin llegamos a la Sanidad que está vecino a la Dogana; y después de avernos molido una media ora nos despacharon, y cada uno tomó su góndola para buscar posada: los guardas vinieron a querer visitar el equipaje, más 2 o 3 paulos que se les dieron, los hicieron marchar luego con una reverencia. A las diez tomé alojamiento ne lo Scudo di Francia inmediato al famoso puente de Ríalo, pagando 8 paolos por el cuarto, 6 por comida, 2 por el fuego, 5 por el servidor y 6 por la góndola a un hombre solo, pues siempre que se quiere aumentar otro se encuentra inmediatamente. Después de haberme vestido, reposado un poco, y comido, tomé la góndola (que es el único carruaje que aquí se usa) y fui a distribuir las cartas de recomendación que traía a don Ignacio López de Ulloa —encargado de negocios de España—: A mister de Corradini, secretario de embajada del emperador: il signore Pietro Zaguri senatore amplísimo: il signore Angelo Quirini senatore amplísimo: il cavalieri don Pietro Rombenchi, el signore Francesco Georgio may: el signore Pietro Nutricio Grisogono cuya operación concluida me fui a una botillería a probar los helados venecianos, y me sirvieron uno de Marrasquin, con la fruta entera, muy bueno; mas la dicha botillería, y todo su ajuar era sumamente puerca… informome el criado, sin embargo, que aquella era la mejor y no lo dudo pues había allí varios nobles al mismo tiempo que yo… de aquí pasé al teatro de San Benedetto, donde vi una opera seria malísima que me molió el alma, y la paciencia hasta cerca de media noche que concluyó… qué teatrazos, y qué populacho, siempre es necesario tomar un palco, que al menos cuesta 5 paulos porque al patio no se puede ir absolutamente.

Fragmento del texto

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm