Pascual López. Autobiografía de un estudiante de Medicina

19.83 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788411263702
ISBN rústica tipográfica: 9788490079652

SKU: 9788490078136 Categoría: Etiquetas: , , ,

Pascual López. Autobiografía de un estudiante de Medicina es una novela publicada en 1879 por la escritora española Emilia Pardo Bazán. Ambientada en la España de finales del siglo XIX, la obra narra las experiencias de un joven estudiante de medicina que proviene de una familia humilde y sueña con alcanzar riqueza y poder.
La novela es una autobiografía ficticia que sigue el viaje de iniciación y aprendizaje de Pascual López, quien abandona su pequeño pueblo natal para sumergirse en el mundo académico de Compostela. Su deseo de riqueza lo lleva a participar en un peligroso experimento científico. La relación entre Pascual y su profesor de química, don Félix O’Narr, se convierte en el eje central de la trama.
La historia explora temas como la ambición, la ética en la ciencia y medicina, y la transición de la juventud a la edad adulta. También aborda las complejidades y desafíos que enfrentan los jóvenes cuando abandonan su hogar en busca de un futuro mejor.
Pascual López es un personaje multidimensional: es ambicioso pero inexperto, inteligente pero ingenuo. Su complejidad se ve reflejada en su relación con don Félix O’Narr, un profesor que representa tanto una figura paternal como una influencia potencialmente peligrosa.
Pascual López. Autobiografía de un estudiante de Medicina es una obra rica en matices que aborda temas universales a través de la lente de un joven en un período crucial de su vida. La novela no solo es una ventana a la España de finales del siglo XIX, sino también un estudio de carácter y una exploración de los dilemas éticos y morales inherentes a la ambición y la búsqueda de conocimiento.
Pascual López fue muy bien recibida por la crítica, aunque la propia Pardo Bazán subraya en el prólogo da la tercera edición de la novela:

«no pasa de ser rápido esbozo de costumbres estudiantiles, entretejido con fantasías científicas que casi trascienden la nigromancia, como trasciende todo la cosa sobrenatural en Santiago.»

No creo que venga a cuento para la narración de esta verdadera cuanto inverosímil historia, decir cómo fui por mis padres consagrado desde mi tierna infancia al arte de Hipócrates y Galeno, y cómo hube de dejar el regalo de los paternos lares por la estrechez de una mísera posada. Ignoro en qué particulares signos y marcas pude revelar disposiciones felicísimas y raras aptitudes médicas; pero es lo cierto que una mañanica me hallé en Santiago hecho estudiante.
Cuando tal aconteció era yo un mozancón más espigado de lo que mis años pedían, muy reñido con los libros y muy amigo de pasarme las horas vagabundeando o mano sobre mano. Pienso que esta mi holgazanería fue cabalmente la que inclinó a mi familia a dedicarme al estudio. La cava, la siembra, la siega, no entraban en mi reino: luego yo tenía a la fuerza que ponerme a sabio. Mucho trabajo me costó deshabituarme de la rústica abundancia que en su hogar montañés ostentaban mis padres, a fuer de ricachones labradores gallegos; (y es de advertir que estos tales, a pesar de su fama de cicateros y mezquinos, son, según la experiencia y viajes me han demostrado, los mayores pródigos y manirrotos de toda España). Ello es que yo, al beber el caldo turbio y chirle que nos regalaba la fementida patrona, al engullir su pelado puchero, traía a la mente las perpetuas bodas de Camacho que atrás dejara, y envidiaba de todo corazón a mis hermanos, los que quedaban arando sin pensar en mojigangas de estudios ni de Universidades.
Si era en otoño, decía para mi sayo: tiempo de vendimia, de castañas, nueces y mosto, ¡quién te cogiera allá! Si en invierno: ¡valientes perniles y chorizos cocerán en el pote de casa! Si en primavera: ¡viérame yo buscando nidos de jilgueros y lavanderas, moras y fresillas silvestres, y no preso en estos bancos y oscuras cátedras! Y finalmente, en carnestolendas recordaba el antruejo que solíamos vestir, pereciendo de risa, con todos los trapos que hallábamos a mano, dándole por corona un ruedo de paja, por cetro una escoba, y pintorreándole de hollín la cara, mientras la sartén puesta en la trípode cantaba el estribillo con que suele acompañar el nacimiento de las amarillas filloas.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm