Pasarse de listo

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788499536859
ISBN rústica tipográfica: 9788498163322

SKU: 9788498979602 Categoría: Etiquetas: ,

Pasarse de listo es una novela de Juan Valera que se publicó inicialmente por entregas en el periódico El Campo en 1877. Aunque es quizá una de las obras menos conocidas de Valera, ofrece una profunda mirada a las convenciones sociales de la época, especialmente en lo que respecta a las normas de «elegancia» y «buen tono».
La trama sigue a Don Braulio, un hombre que se considera viejo y feo, y que está casado con una mujer mucho más joven que él. Don Braulio está convencido de que su esposa lo engaña con el conde de Alhedín, aunque en realidad su relación no va más allá de un inocente coqueteo. Esta inseguridad y autoengaño se enmarca en un escenario más amplio que examina las apariencias sociales y la necesidad de mantener una cierta imagen.
El inicio de la novela ofrece una irónica descripción del «supremo ideal aristocrático» que implicaba ir de vacaciones a ciertos lugares elegantes y mantener un tipo específico de residencia. A través de esta descripción, Valera satiriza las pretensiones sociales de las personas que intentan vivir más allá de sus medios solo para cumplir con las expectativas sociales. Las «leyes y liturgias del buen tono» se presentan como una especie de religión, con su propia deidad, la Moda, a quien las personas intentan complacer incluso si eso significa vivir una mentira.
Pasarse de listo es aguda en su crítica social, presentando un retrato penetrante de las ansiedades y vanidades humanas. Don Braulio representa el tipo de persona que está tan consumido por las preocupaciones sobre las apariencias que no puede ver la realidad tal como es. Su obsesión por mantener ciertas apariencias lo lleva a malinterpretar la conducta de los demás y a cuestionar su propio valor.
Pasarse de listo es una obra que combina la crítica social con un profundo conocimiento de la psicología humana. Aunque pueda no ser tan conocida como otras obras de Valera, ofrece una mirada incisiva a los peligros del autoengaño y la vanidad, temas que continúan siendo relevantes hoy en día. Esta novela es un estudio interesante de cómo las inseguridades personales pueden ser magnificadas por las presiones de la sociedad, y cómo la obsesión por mantener una cierta imagen puede llevar a una profunda infelicidad y malentendido.

I
Toda persona elegante que se respeta debe ir a veranear. Es una ordinariez quedarse en Madrid el verano.
Lo más tónico es ir a algunas aguas en Alemania o Francia; pasar luego una temporadita a la orilla del mar en Biarritz, en Trouville o en Brighton, y acabar el verano, antes de volver a esta villa y corte, en algún magnífico château o cosa por el estilo, que debemos poseer, si es posible, en tierra extraña, y cuando no, aunque esto es menos comm’il faut, en nuestra propia tierra española.
Tal es el supremo ideal aristocrático a que aspiramos todos en lo tocante a veraneo. Para realizarle totalmente se ofrecen no pocos obstáculos. Lo más común es no tener château, ni algo que remotamente se le asemeje, ni en la Península ni en la vasta extensión del continente europeo; pero esta falta se suple o se disimula si poseemos una casa de campo, una casería o un cortijo, lo cual, hablando en francés, puede calificarse de château, sin gran escrúpulo de conciencia.
Todavía, sin embargo, ocurre muy a menudo que la familia elegante, o con humos de elegante, carece de hogar de donde los humos procedan; esto es, no tiene ni siquiera cortijo. Si le tiene algún amigo o pariente, la familia puede aprovecharse de la amistad o del parentesco. Si de ningún modo hay ni cortijo, se suprime la parte meramente rústica y se limita el veraneo a la parte hidropática, dulce, salada o ambas cosas. Quiere esto significar que, no habiendo château ni cortijo donde pasar un mes, se emplea todo el tiempo en los baños, aunque nadie de la familia se bañe nunca. Basta tomar las aguas por inhalación, respirando, pongo por caso, las brisas del Atlántico en el mencionado Biarritz, en San Juan de Luz, en San Sebastián, en Santander o en Deva.
Por último, si el afán de eclipsarse en estos meses de calor atribula demasiado, y la bolsa se halla tan escurrida, que no hay ni para ir a bañarse o a ver la mar en Motrico, se va el elegante, o la familia elegante, a cualquier lugar de la Mancha, donde a veces lo llano y escueto, y sin árboles ni matas del terreno, imita la mar, y los cigarrones, los cangrejos y peces, y allí se está tomando el fresco a todo su sabor, hasta que ya es la época y sazón oportuna de volver a Madrid sin infringir las leyes y liturgias del buen tono.
Hay familias, pero yo apenas lo quiero creer, de quienes se asegura que, por no infringir dichas leyes y liturgias, hacen como que se van de viaje, y con discreto y económico disimulo se quedan aquí, en reclusión severísima, sufriendo este linaje de martirio, para tener propicia a la deidad a quien rinden culto, que es la Moda.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm