Memorias geográficas sobre Sudamérica

28.00 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para todos los pedidos

ISBN tapa dura: 9788411267793
ISBN rústica tipográfica: 9788499533414

Memorias geográficas sobre Sudamérica es una compilación de textos de varios autores, todos ellos aportando sus únicos puntos de vista y análisis geográficos sobre esta región. Veamos una breve descripción de cada uno de los autores mencionados:

  1. José Sourryere de Souillac: Oficial francés que sirvió en el Ejército español durante la época colonial y que fue nombrado Gobernador de Paraguay en 1779. Escribió sobre la geografía y los pueblos de Sudamérica.
  2. Pedro de Angelis: Escritor, historiador, periodista, traductor, y diplomático italiano que vivió en Buenos Aires durante la época colonial. Recopiló una gran cantidad de documentos sobre la historia argentina.
  3. Francisco de Viedma: Marino y explorador español que jugó un papel importante en la colonización de la Patagonia en Argentina y la fundación de la ciudad de Viedma.
  4. Gonzalo de Doblas: Gobernador de la Provincia de Chiloé en Chile durante la colonización española, Doblas escribió extensamente sobre la geografía y las costumbres de la región.
  5. Pedro Andrés García: Fue un militar, geógrafo y botánico hispano-argentino que hizo importantes contribuciones a la exploración y documentación de Sudamérica.
  6. Sebastián Undiano y Gastelu: Aunque hay poca información disponible, parece que fue un importante funcionario colonial español en América del Sur.
  7. Ambrosio Cramer: Militar, cartógrafo y geógrafo español. Fue uno de los primeros europeos en hacer un mapeo detallado de la región sudamericana.

Cada uno de los autores de estas Memorias geográficas sobre Sudamérica, con sus propias experiencias y perspectivas, aportó al entendimiento de la geografía sudamericana durante el período colonial.

Este ensayo debe mirarse con indulgencia, por ser el programa de una obra más extensa, que emprendió el autor cuando fue a incorporarse a la Tercera División de límites, de la que era el primer astrónomo. Su espíritu metódico y laborioso le había acostumbrado a no descuidar ningún detalle, y a registrarlos con fidelidad en sus libros de memoria. Hacia lo que Rousseau recomendaba a su Emilio, y lo que un escritor moderno quisiera que todos hiciesen, considerándolo como un instrumento general de educación y perfeccionamiento.
Los mayores defectos de este trabajo son de haber quedado incompleto, y de tratar de la parte más conocida de las provincias argentinas. Ignoramos si el autor lo continuó hasta Santa Cruz de la Sierra: el cuaderno original de que nos hemos valido no contiene más de lo que hemos publicado, y nos parece probable que sea todo cuanto existe de este itinerario.
A pesar de su estado de imperfección no nos hemos animado a desecharlo. Profesamos el principio de la publicidad en el sentido más lato, porque los estragos que ha ocasionado el sistema contrario nos han convencido, que más vale exponerse a la censura de unos pocos lectores apáticos, que descontentar a los curiosos para quienes nada es indiferente. En un país donde los estudios geográficos están aun en su infancia, no son de desdeñarse los primeros pasos cuando son acertados, y tales nos parecen los de Souillac. Sus escritos no deslumbran por trozos exquisitos de erudición o elocuencia: no es un retor ni un filólogo él que habla; ni se espere tampoco hallar en ellos lo que la moderna escuela romántica llama cuadros y impresiones. La sencillez es su carácter distintivo, y para nosotros esta sencillez es un mérito, porque aun no ha llegado el tiempo de entregarnos a los viajeros sentimentales. Lo que más importa es reunir hechos para rectificar conjeturas, sacar el país de la oscuridad en que yace, y delinear su fisonomía actual para que sirva de término de comparación a sus progresos ulteriores. Estos trabajos, cuando se ejecutan con inteligencia, son como los cimientos, en que se requiere más solidez que elegancia. «Los itinerarios, dice oportunamente Buache, se han mirado siempre como uno de los fundamentos de la geografía, por ser los primeros elementos de que se hace uso para establecer la posición de los lugares, y los que pueden emplearse con más confianza, después de las observaciones astronómicas y las operaciones geométricas: son además los que pueden obtenerse en mayor número, y con más facilidad.» ¡Y efectivamente cuanta luz no ha derramado sobre la geografía antigua de Europa el Itinerario del emperador Antonino, que no es más que una árida nomenclatura de poblaciones! Al menos el de Souillac contiene algunos datos científicos, que sobre ser importantes, porque fijan la latitud de Buenos Aires y Córdoba, acreditan el esmero con que los encargados de la última demarcación de límites procedían en estos reconocimientos.

Pedro de Angelis

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm