La Quimera

36.61 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para todos los pedidos

ISBN rústica ilustrada: 9788411267939
ISBN tapa dura: 9788411265539
ISBN rústica tipográfica: 9788499539874

SKU: 9788490079140 Categoría: Etiquetas: , , ,

La Quimera (1905), junto con La sirena negra (1908) y Dulce dueño (1911) se suele considerar parte de una especie de trilogía.
La Quimera, sin renunciar a un naturalismo de estirpe maupassantiano, está dominada por una estética modernista, decadentista y simbolista, e incluso con influencias del naciente psicoanálisis. La Quimera, es una novela basada en la vida del pintor Joaquín Vaamonde, protegido de doña Emilia.
En el prólogo de La Quimera la autora declara su intención de estudiar un aspecto del «alma contemporánea, una forma de nuestro malestar, la alta aspiración» del artista en la encrucijada del fin de siglo.
Considera doña Emilia, sin embargo, que el mal de Silvio Lago, nombre ficticio del pintor protagonista, era hasta cierto punto propio de las almas hipersensibles de aquella época. Estas, por entonces, buscaban dar satisfacción a sus anhelos espirituales o estéticos de muy diversas formas y desde diferentes perspectivas, a menudo dolorosamente y desde un exaltado idealismo.
Fue la propia autora quien en repetidas ocasiones indicó que Silvio Lago era referencia literaria de un joven pintor gallego amigo suyo. Se trata de Joaquín Vaamonde. Este pintó un favorecedor retrato suyo del que se sentía especialmente satisfecha. El artista murió prematuramente en Meirás atendido por la madre de la escritora, tal como atestiguan las palabras de la novelista:

«Un telegrama acaba de traerme la noticia de que ha muerto, en nuestras Torres de Meirás, el joven artista Joaquín Vaamonde, arrebatado antes de cumplir treinta años, por una enfermedad que el romanticismo hermoseó, pero que vista de cerca es espantosa: la tuberculosis.»

(Pardo Bazán, 1900)

Si se me permite una breve digresión, antes de indicar, por mi gusto y no porque interese, qué idea desenvuelvo en La Quimera, observaré que quizás no se ha definido claramente la sátira social, y solemos confundirla con la sátira de clase y la personal. Sátira social es aquella que, en los vicios y faltas de las clases o de los individuos, sorprende los síntomas de decadencia y descomposición de la sociedad entera y se adelanta a la Historia: tales fueron algunas de Quevedo (no todas, ciertamente); tales, las famosas de Juvenal, donde resuena el toque de agonía del Imperio romano. Sátira de clase es la que ve solo en el conjunto un factor, y a él endereza sus tiros. Así, Álvaro Pelagio lamentaba especialmente los pecados y desmanes de la clerecía. La sátira personal amontona, sobre pocos o sobre uno solo, las culpas de todos; es, de fijo, la más apasionada y sañuda, y, como ejemplo, citaré el Paralelo de Villergas entre Espartero y Narváez. Para ser víctima de esta última clase de sátira, es preciso descollar.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm


También te recomendamos…