El diablo predicador

16.53 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788411261173
ISBN rústica tipográfica: 9788498163407

SKU: 9788498970579 Categoría: Etiquetas: ,

Se conservan media docena de piezas teatrales de Luis Belmonte Bermúdez; la más celebrada es El diablo predicador, y mayor contrario amigo. Apareció como escrito anónimo por el desenfado y libertad de algunos caracteres, y solo tuvo problemas con la censura muchos años después.
Los contemporáneos de Belmonte vieron en ella una exaltación de la orden franciscana y de la práctica de la caridad. Sin embargo después se entendió como una crítica anticlerical a causa de su gran personaje cómico, el lego fray Antolín.
Hacia el final de la obra El diablo predicador San Miguel castiga al demonio Luzbel. Se le acusa de hacer pasar hambre a una comunidad franciscana. Y para redimirse tiene que pedir limosna para ellos mientras se transforma en predicador.

Jornada primera

Baja Luzbel, en un dragón.

Luzbel: ¡Ah, del oscuro reino del espanto,
estancia del dolor, mansión del llanto,
donde ya de otro daño sin recelo
la desesperación es el consuelo!
Abrid; y tú, de quien mi rabia fía
de esa noble y eterna monarquía
el gobierno en mi ausencia,
ven a mi voz.

(Sale Asmodeo, por un escotillón.)

Asmodeo: Ya estoy en tu presencia;
pero, ¿qué te ha obligado
a que me llames?

Luzbel: ¿No lo has penetrado?

Asmodeo: No, príncipe, si bien creo que es mucha
la causa.

Luzbel: La mayor.

Asmodeo: Pues, dilo.

Luzbel: Escucha.
Sobre este helado vestigio
en cuya forma triforme
di espanto en su Apocalipsi
al más venturoso joven,
para saber los que el yugo
de mi imperio reconocen,
en término de dos días
he dado la vuelta al orbe
y, de diez partes, las nueve
por las justas permisiones
del Criador eterno yacen
a mi obediencia conformes.
Los bárbaros sacrificios
me ofrecen, y adoraciones,
en las mentidas estatuas
de barro, de hierro y bronce.
La morisma en su vil secta,
y también otras naciones
que en una verdad disfrazan
mil diferentes errores,
sin que a ninguna de tantas
sus distantes horizontes
la disculpe de que al Dios
que todo lo hizo ignore,
pues no hubo en toda la tierra
clima tan ignoto donde
no llegasen, explicadas
por alguno de los doce
discípulos las verdades
de los cuatro historiadores;
ni parte donde el cruzado
leño, ya en llano o ya en monte,
no quedara por testigo
de su pertinacia torpe.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm