El Chacho

30.26 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN rústica ilustrada: 9788498166002
ISBN tapa dura: 9788498973518
ISBN rústica tipográfica: 9788498165777

SKU: 9788498972016 Categoría: Etiquetas: , ,

El Chacho, escrito por Eduardo Gutiérrez, es una crónica sobre la vida de Ángel Vicente «El Chacho» Peñaloza, una figura significativa de la historia argentina del siglo XIX. Peñaloza, conocido como el «último caudillo de la montonera de los Llanos», fue un líder político y militar que resistió al centralismo de Buenos Aires durante las guerras civiles argentinas.
Peñaloza nació en La Rioja y lideró varias insurrecciones en las provincias del interior en un intento de resistir la creciente influencia de Buenos Aires. Fue un defensor de los derechos de los gauchos y las clases bajas, y buscaba un federalismo más inclusivo que otorgara mayor autonomía a las provincias.
Eduardo Gutiérrez, el autor de El Chacho, es conocido por sus obras de ficción y no ficción sobre la historia argentina y sus personajes emblemáticos. Aunque algunos de sus trabajos pueden tener elementos de ficción, a menudo se basan en hechos históricos y personajes reales.
El Chacho es una exploración de un período tumultuoso en la historia argentina y un homenaje a una figura que luchó por los derechos de los marginados. En la obra, Gutiérrez retrata a Peñaloza como un líder militar, defensor de los derechos de los gauchos y los desfavorecidos. La crónica proporciona un vistazo a la vida y los tiempos de este personaje histórico importante, y a través de él, ofrece una visión de la Argentina del siglo XIX.

Un caudillo
El Chacho ha sido el único caudillo verdaderamente prestigioso que haya tenido la República Argentina.
Aquel prodigio asombroso que lo hacía reunir diez mil hombres que lo rodeaban sin preguntarle jamás dónde los llevaba ni contra quién, había hecho del Chacho una personalidad temible, que mantenía en pie a todo el poder de la nación, por años enteros, sin que lograra quebrar su influencia ni acobardar al valiente caudillo.
A su llamado, las provincias del interior se ponían de pie como un solo hombre, y sin moverse de su puesto, tenía a los seis u ocho días 2, 4 o 6 mil hombres de pelea, dispuestos a obedecer su voluntad fuera cual fuese.
Los paisanos de La Rioja, de Catamarca, de Santiago y de Mendoza mismo lo rodeaban con verdadera adoración, y los mismos hombres de cierta importancia e inteligencia lo acompañaban ayudándolo en todas sus empresas difíciles y escabrosas.
El Chacho no tenía elementos de dinero ni para mantener en pie de guerra una compañía.
Y sin embargo él levantaba ejércitos poderosos, mal armados y peor comidos, que solo se preocupaban de contentar a aquel hombre extraordinario.
El Chacho no tenía artillería, pero sus soldados la fabricaban con cañones de cuero y madera, que se servían con piedra en vez de metralla, pero piedra que hacía estragos bárbaros entre las tropas que lo perseguían.
No tenía lanzas, pero aunque fuera con clavos atados en el extremo de un palo, sus soldados las improvisaban y se creían invencibles. El que no tenía sable lo suplía con un tronco de algarrobo convertido en sus manos en terrible mazo de armas, y si faltaba el alimento comían algarrobo y era lo mismo.
De esta manera el Chacho tenía en pie un ejército con el que hacía la guerra al Gobierno Nacional, sin que hubiera ejemplo de que se le desertase un solo soldado, porque todos sus soldados eran voluntarios y partidarios de Peñaloza hasta el fanatismo.
El Chacho era valiente sobre toda exageración. Era un Juan Moreira, en otro campo de acción, con otros medios y otras inclinaciones. Generoso y bueno, no quería nada para sí: todo era para su tropa y para los amigos que lo acompañaban.
Para éstos no tenía nada reservado, ni su puñal de engastadura de oro, única prenda que llevaba consigo y que, en mejores tiempos, le regalara su amigo el general Urquiza.

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm