Constitución de Nicaragua de 1912

9.92 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN rústica ilustrada: 9788498973600

SKU: 9788499535302 Category: Tags: , , ,

La Constitución de Nicaragua de 1912, promulgada tras su aprobación en noviembre de 1911 y publicada en enero de 1912, es un documento clave en la historia política de Nicaragua. Esta Carta Magna, redactada por representantes del pueblo nicaragüense en Asamblea Constituyente, establece las bases fundamentales de la nación y su gobierno.
El Artículo 1 define a Nicaragua como una nación libre, soberana e independiente, cuyo territorio se extiende entre los océanos Atlántico y Pacífico, incluyendo las islas adyacentes y limitando con Honduras y Costa Rica. Este artículo establece la importancia de la soberanía nacional, que se considera inalienable e imprescriptible, y reside esencialmente en el pueblo. De esta manera, se prohíben tratados o pactos que comprometan la independencia o integridad de la nación, excepto aquellos que promuevan la unión centroamericana.
La Constitución afirma que el Gobierno de Nicaragua es republicano, democrático, representativo y unitario, compuesto por tres poderes independientes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Este esquema refleja un compromiso con la separación de poderes, un principio fundamental en democracias modernas.
En el ámbito religioso, la Constitución reconoce que la mayoría de los nicaragüenses profesa la religión católica, garantizando el libre ejercicio de esta y de todas las demás religiones, siempre y cuando no se opongan a la moral cristiana y al orden público.
En materia de educación, la Constitución de Nicaragua de 1912 se declara libre la enseñanza de cualquier industria, oficio o profesión lícitos, estableciendo la educación primaria como obligatoria, gratuita y financiada por el Estado. También se regulan las profesiones que requieren título previo y las formalidades para obtenerlo.
Respecto a la ciudadanía, se define a los nicaragüenses como naturales o naturalizados, especificando las condiciones para cada categoría. La Constitución también contempla la pérdida y recuperación de la nacionalidad bajo ciertas condiciones, resaltando la importancia de la identidad nacional en el contexto de la región centroamericana.
La Constitución de Nicaragua de 1912 es un documento histórico que establece las bases legales y organizativas de la nación, reflejando los valores y aspiraciones de la sociedad nicaragüense en la época. Su énfasis en la soberanía, la democracia, la libertad religiosa y la educación demuestra un compromiso con la construcción de una sociedad justa y representativa.

Constitución Política de la República de Nicaragua

Aprobada el 10 de Noviembre de 1911
Publicada en La Gaceta Oficial el 17 de Enero de 1912, N.º 13
EN PRESENCIA DE DIOS,
Nosotros los Representantes del pueblo nicaragüense, reunidos en Asamblea Constituyente,
decretamos y sancionamos la siguiente
CONSTITUCIÓN POLÍTICA

Título I. De la Nación

Artículo 1.º Nicaragua es Nación libre, soberana e independiente. Su territorio, que también comprende las islas adyacentes, está situado entre los océanos Atlántico y Pacífico, y las Repúblicas de Honduras y Costa Rica.
Artículo 2.º La soberanía es una, inalienable e imprescriptible, y reside esencialmente en el pueblo, de quien derivan sus facultades los funcionarios que la Constitución y las leyes establecen. En consecuencia, no se podrá celebrar pactos o tratados que se opongan a la independencia e integridad de la Nación, o que afecten de algún modo su soberanía, salvo aquellos que tiendan a la unión con una o más de las Repúblicas de Centro América.
Artículo 3.º Los funcionarios públicos no tienen más facultades que las que expresamente les da la ley. Todo acto que ejecuten fuera de ella es nulo.

Título II. De la forma del Gobierno

Artículo 4.º El Gobierno de Nicaragua es republicano, democrático, representativo y unitario. Se compone de tres poderes independientes: el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial.

Título III. De la religión

Artículo 5.º La mayoría de los nicaragüenses profesa la religión Católica, Apostólica y Romana. El Estado garantiza el libre ejercicio de este culto; y también el de todos los demás en cuanto no se opongan a la moral cristiana y al orden público; quedando prohibido dar leyes que protejan o restrinjan cultos determinados.

Título IV. De la enseñanza

Artículo 6.º Es libre la enseñanza de toda industria, oficio o profesión lícitos. La primaria será obligatoria y la costeada por el Estado además gratuita; y en cuanto a la profesional, la ley determinará qué profesiones necesitan título previo para su ejercicio y las formalidades para obtenerlo.

Título V. De los nicaragüenses

Artículo 7.º Los nicaragüenses son naturales o naturalizados.
Artículo 8.º Son naturales:
1.º Los nacidos en Nicaragua de padres nicaragüenses o extranjeros domiciliados.
2.º Los hijos de padre o madre nicaragüense nacidos en el extranjero, si optaren por la nacionalidad nicaragüense.
Artículo 9.º Son naturalizados:
1.º Los Naturales de las otras Repúblicas de Centro América que residiendo en Nicaragua manifiesten su deseo de ser nicaragüense ante la autoridad competente.
2.º La mujer extranjera que contraiga matrimonio con nicaragüense.
3.º Los hispanoamericanos que tengan un año de residencia en el país y los demás extranjeros que tuvieren dos, con tal que manifiesten ante la autoridad respectiva su deseo de naturalizarse.
4.º Los que obtengan carta de naturalización conforme a la ley.
Artículo 10. Pierde la calidad de nicaragüense:
1.º El que sin residir en Nicaragua, obtuviere voluntariamente la naturalización en país extranjero, que no sea de la América Central.
Sin embargo, recobrará su calidad de nicaragüense por el hecho de establecer de nuevo su domicilio en Nicaragua, en cualquier tiempo que esto ocurra.
2.º La mujer nicaragüense que contraiga matrimonio con extranjero si, por la ley de la nación de su marido, adquiere la nacionalidad de aquel, pero recobrará la calidad de nicaragüense por la viudez, si por ese hecho pierde la nacionalidad de su marido.
Artículo 11. Los tratados pueden modificar las disposiciones de este título, con tal que haya reciprocidad.

Fragmento del texto

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm