Constitución de 1852 de Ecuador

9.92 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN rústica ilustrada: 9788498972740

SKU: 9788490074596 Categoría: Etiquetas: , ,

En 1852, Ecuador experimentó un hito importante en su historia política. Ese año el General José María Urbina, entonces jefe de Estado, convocó la sexta Asamblea Nacional Constituyente. Esta se reunió en Guayaquil, tenía como objetivo principal la elaboración de una nueva Constitución para la República del Ecuador y la designación del nuevo Presidente de la República.
La Constitución de 1852 de Ecuador, se promulgó el 6 de septiembre de ese año, introdujo cambios significativos en el sistema electoral del país. Por primera vez en la historia de Ecuador, se estableció que los futuros presidentes y vicepresidentes serían elegidos por la Comisión Provincial de Electores, en lugar de ser seleccionados directamente por la Asamblea. Esta comisión, formada por 900 representantes de los tres departamentos de la época (Guayaquil, Quito y Cuenca), funcionaría como intermediaria de los sufragios, que fueron declarados indirectos y populares. Este cambio marcó un avance hacia una mayor representatividad en el proceso de elección presidencial.
La Constitución comienza invocando a Dios como autor y supremo legislador del Universo y declara su intención de realizar reformas a la Constitución de 1845. Establece en su primer artículo que la República del Ecuador se compone de todos los ecuatorianos unidos bajo un mismo pacto de asociación política. El segundo artículo reafirma la soberanía como esencialmente residida en el pueblo, delegando su ejercicio a las autoridades establecidas por la Constitución, y declara la República como una entidad indivisible, libre e independiente de cualquier poder extranjero.
La Constitución también define el territorio de la República, incluyendo las provincias de la antigua Presidencia de Quito y el Archipiélago de Galápagos, y establece los principios para la definición de sus límites territoriales. Además, detalla quiénes son ecuatorianos, ya sea por nacimiento o por naturalización, y especifica los criterios para cada categoría.
La Constitución de 1852 de Ecuador fue un documento fundamental que no solo reformó aspectos de la Constitución previa sino que también estableció un nuevo marco para la gobernanza y la representación política en el país. Esta Constitución reflejó un avance en la estructura democrática de Ecuador, poniendo mayor énfasis en la representación y participación popular en el proceso electoral.

Constitución de 1852

(6 de septiembre de 1852)
En el nombre de Dios, autor y supremo legislador del Universo, nosotros los Representantes del Ecuador, reunidos en Asamblea Nacional con el objeto de hacer las reformas convenientes a la Constitución de 1845, conforme a la voluntad expresa de los pueblos; las hemos acordado y dispuesto que ellas y los primitivos no reformados, formen la siguiente Constitución de la República del Ecuador.

Título I. De la República del Ecuador y de los ecuatorianos

Sección I. De la República

Artículo 1. La República del Ecuador se compone de todos los ecuatorianos reunidos bajo un mismo pacto de asociación Política.

Artículo 2. La soberanía reside esencialmente en el pueblo, y éste delega su ejercicio a las autoridades que establece la Constitución. La República es una, indivisible, libre e independiente de todo poder extranjero, y no puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona.

Artículo 3. El territorio de la República comprende las provincias que formaban la antigua Presidencia de Quito y el Archipiélago de Galápagos. Sus límites se fijarán definitivamente por tratados que se celebren con los Estados limítrofes.

Sección II. De los ecuatorianos, de sus deberes y derechos políticos

Artículo 4. Los ecuatorianos lo son por nacimiento o por naturalización.

Artículo 5. Son ecuatorianos por nacimiento:
1. Los nacidos en el territorio del Ecuador;
2. Los nacidos en país extranjero de padres ecuatorianos; siempre que venganza avecindarse en el Ecuador;
3. Los naturales que, habiéndose domiciliado en otro país, vuelvan y declaren ante la autoridad que designe la ley, que desean recuperar su antiguo domicilio.

Artículo 6. Son ecuatorianos por naturalización:
1. Los naturales de otros Estados que se hallan actualmente en el goce de este derecho;
2. Los extranjeros que, profesando alguna ciencia, arte o industria útil, o poseyendo alguna propiedad raíz o capital en giro, declaren, ante el Gobernador de la provincia en que residan, su intención de avecindarse en el Ecuador;
3. Las mujeres extranjeras que se hayan casado o se casaren con ecuatoriano;
4. Los que, por sus servicios positivos al país, obtengan del Congreso carta de naturaleza.

Fragmento del texto

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm