Cautela contra cautela

14.88 IVA incluido

  • Ediciones personalizables
  • Devoluciones sin coste durante 30 días
  • Reembolsos sin complicaciones
  • Envíos gratuitos para pedidos de más de 10 euros

ISBN tapa dura: 9788411262088
ISBN rústica tipográfica: 9788498160741

SKU: 9788498971408 Categoría: Etiquetas: , ,

La acción de Cautela contra cautela, de Tirso de Molina, se sitúa en Nápoles. Allí reina Alfonso de Aragón, quien tiene por privado a Enrique de Ávalos. Éste se muestra indeciso entre el amor que siente por dos damas de distinto temperamento y sensibilidad: Elena y Porcia.
El conflicto se agudiza cuando el rey recibe un escrito anónimo en el que se le comunica que unos conjurados pretenden traicionarlo. Estos, a cambio de favores, planean entregar el reino de Nápoles al rey de Francia, Carlos VIII.
La astucia con que el rey y su privado se preparan para desenmascarar a los traidores consiste en hacer creer a todos que Enrique de Ávalos ha perdido el favor real.
Por medio de esta estratagema Alfonso de Nápoles podrá descubrir a sus enemigos. Sin embargo, la acción se complica debido a los equívocos que se producen entre el rey y su privado, creyendo uno a veces que verdaderamente ha perdido el favor real, y pensando el otro que Enrique verdaderamente se ha conjurado.
No obstante, Cautela contra cautela acabará felizmente al descubrirse que los traidores son Ludovico y los príncipes de Taranto y Salerno. Se descubre también que la dama que ama desinteresadamente a Enrique es Porcia (mientras que Elena solo se dejaba cortejar por ambición).
La obra termina con el reconocimiento por parte del rey del servicio y la lealtad que verdaderamente le ha profesado Enrique de Ávalos. Tras ello asistimos a la boda de Enrique con Porcia, la mujer que lo ama desinteresadamente.

Jornada primera

(Sale Chirimía, de noche.)

Chirimía: Ya el cielo como un pavón
ostenta sus luces bellas
con las lucientes estrellas
que sus ojos de Argos son.
Ya el cielo está como un huevo,
estrellado. El mundo está
vestido de negro ya.
Salga vueselencia.

(Salen Enrique y Julio.)

Enrique: Debo
recatarme, cosa es clara
cuando en Nápoles estoy
y Enrique de Ávalos soy,
Marqués del Basto y Pescara.
Don Alonso de Aragón,
Rey de Nápoles, confía
de la diligencia mía
con una inmensa afición
este reino, y un privado,
ministro por varios modos,
ha de dar ejemplo a todos.
¿Qué mucho que recatado
salgo yo por la ciudad
de noche a vanos errores?
Si aunque son castos amores,
mostrarlos es liviandad.

Chirimía: Disculpado está conmigo.
Tu privado soy y rondo
en público, no me escondo.

Julio: ¿No fuera bien que un amigo
de los dos que quieres tanto
te acompañara?

Chirimía: Ellos son
amigos con intención.
Usase; así no me espanto.

Enrique: Don César y Ludovico
en mi amistad se declaran
y los dos me acompañaran
mas mi amor no les explico.

Chirimía: ¡Si tú privado no fueras,
fueras amigo precioso;
que no sabe el poderoso
cuál es su amigo de veras.
¿Qué amistad hay verdadera?

Julio: ¿Cuál de éstos que te han seguido
como sombras, habrá sido
más leal?

Fragmento de la obra

Encarga una edición crítica a medida

Con Linkgua Ediciones puedes encargar ediciones críticas de nuestros libros clásicos que incluyan tus notas, índices y glosarios. Llena este formulario con tu propuesta. Te responderemos en menos de 24 horas.*

* No hacemos autoedición. Las ediciones críticas por encargo son solo de libros de nuestro catálogo.

Estos son los formatos y dimensiones de nuestros libros:

AltoAncho
Rústica tipográfica148 mm210 mm
Rústica ilustrada149 mm210 mm
Tapa dura152 mm228 mm