A María el corazón

3,00 

ISBN ebook: 9788498169942 Categoría: Etiquetas: ,

ISBN CM: 9788499534985
ISBN rústica: 9788498163926


A María el corazón pertenece al ciclo de autos sacramentales de Pedro Calderón de la Barca. Es uno de los pocos autos calderonianos que, sin dejar de tener como fin la exaltación de la Sagrada Eucaristía, desarrollan una alegoría mariana; en concreto, A María el corazón dramatiza la historia de las milagrosas traslaciones de la Santa Casa de Loreto por ministerio de ángeles, según la secular tradición, al tiempo que ofrece un acertado análisis psicológico del hombre, al que exhorta confiar siempre en la poderosa intercesión de la Virgen.

Acto único

Óyense en el primero carro instrumentos músicos, y mientras se canta dentro la primer copla, sale el Furor como oyéndola con asombro.

Ángel (Dentro.): Salga del Asia infiel…

Música (Dentro.): Salga del Asia infiel…

Ángel: Esta sagrada fábrica divina…

Música: Esta sagrada fábrica divina…

Ángel: Y vaya a Europa, donde… 5

Música: Y vaya a Europa, donde…

Ángel: Más venerada triunfe, reine y viva…

Música: Más venerada triunfe, reine y viva…

Ángel: Que no ha de estar cautiva…

Música: Que no ha de estar cautiva… 10

Ángel: En tirano poder la casa de María.

Música: En tirano poder la casa de María.

Furor: «¿Que no ha de estar cautiva
en tirano poder la casa de María?»
¿Cuándo, Señor, la luminar tarea 15
del Sol madrugará para mí un día
sin que una alba esplendor de otra alba sea
en nuevas excelencias de María?
¿Cuándo, elegido empleo de tu idea,
en honra y gloria suya, en pena mía, 20
una aurora veré que el orbe dora
sin nuevos privilegios de otra aurora?
¿No bastaba que, estrella matutina
del mar, en el instante amaneciera
primero de su ser tan peregrina, 25
que a fuer de estrella ni una sombra viera,
sino que hoy Nazareth de Palestina
la casa que su oriente fue, a otra esfera
la vea sulcar en alas de querubes,
golfos de vientos, piélagos de nubes, 30
diciendo, para que más
atormentadas mis iras,
a vista de tanto asombro
suspiren, lloren y giman…

Fragmento de la obra